So I herd u liek pedophilia, so I put pedophilia in your books…

Sí señores, esto es un blog, por lo tanto de vez en cuando debería dejar de escribir estupideces y ponerme al día con un tema serio y de actualidad. A fin de cuentas la idea de tener un blog es porque tienes algo medianamente importante que decir, ¿no?

Hace unos días escuché/leí una sorprendente noticia. Una ONG, concretamente la “Coalición Regional Contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe” (sí, pedazo de nombre :P), ha impuesto una demanda contra el escritor Gabriel García Márquez por su libro “Memoria de mis putas tristes”, pues consideran que incita a la prostitución infantil y al abuso de menores.

Si bien entes de dicha ONG han recalcado que saben diferenciar perfectamente la realidad de la ficción (cosa que dudo por momentos), también han manifestado que talentos como el del autor debieran ser usados para combatir y prevenir los diversos problemas sociales, no para que puedan ser tomados a la ligera o de forma casi natural.

Debo añadir que otro de los propósitos de esta ONG es prevenir la filmación de una película basada en el libro, la cual debiera comenzar a rodarse en la ciudad mejicana de Puebla.

Si miras el largo nombre de esta ONG, ¿estarías en desacuerdo con lo que plantean? Es decir, creo que todos buscamos un mundo ideal en el que el abuso de menores o el tráfico de mujeres no exista. ¿Podría alguien estar en desacuerdo con un propósito tan noble? Creo que no.

Lo que me llama sumamente la atención son los medios que se utilizan para dicho fin… ¿Adónde vamos a llegar?

Ya no estamos en la edad media, ni me interesa la conformación de una nueva Inquisición que se autodenomine la defensora de la justicia. Estas personas al parecer han perdido la perspectiva de todo lo que los rodea y está fuera de sus nobles causas.

¿Qué será lo siguiente? ¿Prohibir cualquier medio de expresión porque cabe la remota posibilidad de que incite los bajos deseos de una panda de escoria que de una u otra forma llegaría al mismo fin? ¿Deberemos prohibir los libros, el cine, los videojuegos, etcétera? La respuesta es simple y clara… No.

Si bien entiendo hacia dónde van los dardos no puedo evitar preguntarme… ¿Pero qué mierda? Si tomo como hipótesis que un libro de G.G.Márquez incita a la prostitución, es igual de válido decir que jugar a, no sé, algo tan infantil como “la pinta” o “el pillarse” promueve la guerra de los sexos, el machismo, el femicidio, la violencia intrafamiliar, etc.

No tiene sentido leer un libro si a cada momento pido que el autor me explique las diferencias entre realidad y ficción, entre lo “moral” y lo “inmoral”, o entre cualquier otra estupidez.

Si nos ponemos a buscar “perversión” podemos encontrarla en cualquier parte, no solamente en los libros, pero según pienso yo, entre “buscarle la quinta pata al gato” (como se dice en Chile) y buscar en los vertederos de la sociedad o en la corrupción del estado no hay dónde perderse.

¿Tiene sentido joderle la vida al pobre autor o mejor comenzamos a buscar problemas donde verdaderamente los haya?

He dicho.

PD: Pedobear was here.
PD2: Sólo para rellenar los dejo con Jacques…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: